Qué pasó cuando hace tiempo volé por los aires mi zona de confort

Trabajar para vivir, no vivir para trabajar.

Esta frase se utiliza mucho, pero pocas veces tenemos el valor y las ganas para hacer todo lo necesario cuando vemos que nuestro caso es el segundo.

Hoy te quiero hablar de mi propia historia.

Quizá te inspire, quizá no te interese.

Quizá pienses que tú no podrías nunca hacer lo mismo.

Te equivocas.

Todos tenemos algo dentro que nos empuja a no vivir la vida como nos la han trazado de antemano, al igual que todos tenemos algo que ofrecer a los demás.

Desgraciadamente por multitud de razones, nos acabamos dejando llevar.

Pero empecemos por el principio…

Cuando ya no puedes más

Corría el mes de Abril de 2009 cuando dije basta.

Llevaba más de 4 años trabajando para una empresa y, aunque he de reconocer que esa época de mi vida tuvo muchas cosas buenas (sobre todo en lo personal), no era el sueño de mi vida.

Ni de lejos.

El colmo fue la llegada de la crisis y con ella las presiones constantes de los directivos hacia los mandos intermedios al ver caer sus cuentas de resultados.

A mí me pilló en Valencia, y tras unos meses de pasarlo muy mal e incluso sufrir episodios de ansiedad por el estrés del trabajo y la presión, decidí dejarlo.

Pasado un tiempo también estuve trabajando en una reprografía en Madrid, mucho más modesta que mi anterior empresa.

Mi curriculum en ese sector era bueno y no me costaba encontrar trabajo en él, pero en apenas medio año volví a constatar lo que yo ya sospechaba.

El problema no habían sido las presiones y malos momentos de la última temporada en la empresa anterior, lo que ocurría es que yo había abierto los ojos y tenía muy claro que lo mio no era trabajar para los demás.

No me apetecía pasar la mayor parte de mi vida encerrado en el mismo sitio por obligación.

No quería ver pasar los meses y los años haciendo una y otra vez lo mismo.

No aceptaba que, trabajase lo que trabajase, todos los meses cobrara lo mismo.

Por estas y otras razones similares, a finales del 2010 decidí ponerme como autónomo y arrancar mi aventura en solitario.

Lo más cómodo no siempre es lo mejor

Te quiero explicar muy concretamente, que en esta última reprografía donde trabajé yo cobraba 1.000€ limpios al mes y el trabajo no era nada duro.

Es más, con la famosa crisis no eran pocos los dias que el trabajo era más limpiar las máquinas y el local que atender clientes y hacer sus trabajos.

Lo cómodo para mí hubiera sido quedarme ahí, hacer lo que me pedían para cubrir el expediente y poner la mano a final de mes.

¿No suena mal, verdad?

Para mí era un suplicio.

Yo no puedo estar sin tener perspectivas de crecer y de hacer cosas nuevas.

No he nacido para que el fruto de mi trabajo se lo quede otro.

Dicho esto, también es importante dejar claro que el camino del autónomo no es precisamente un camino de rosas, por decirlo de una forma suave.

En mi caso particular, empecé haciendo cosas conjuntamente con un buen amigo cuando estuve en Madrid.

Salíamos adelante, además de tener la suerte de establecer contactos con algunas agencias de publicidad que nos encargaban trabajos de forma regular.

Después al volver a Valladolid en 2011 sí que estaba yo 100% sólo, pero no me iba nada mal.

Mantuve el contacto con una de las agencias y me daban trabajos todos los meses, de aquellas ganaba entre 1.000-2.000€ al mes, menos los impuestos.

No estaba nada mal, pero de nuevo el “monstruo de la comodidad” asomaba a la puerta.

Me relajé, sin darme cuenta de que estaba cometiendo el clásico error de poner todos los huevos en la misma cesta.

Y cuando cometes ese error, ten por seguro que llegará el día en que venga Murphy y te tiré la cesta con los huevos a tomar por culo.

100% garantizado.

A mí me ocurrió a principios de 2013 y sentí como si me hubieran despedido.

Ojo, que si lo piensas bien, esta misma situación es la que tiene cualquier persona asalariada, teniendo en cuenta la situación actual y la precariedad del empleo en España.

Reinventarse o morir

Podría haber vuelto a echar curriculums, haber vuelto a trabajar “de lo que sea”.

Aunque visto lo visto, lo más probable es que me hubiera tocado quedarme llorando en casita por mi mala suerte y lo malos que son los demás que no me dan trabajo nadie.

Pero va a ser que no.

En lugar de eso, decidí mantenerme firme en mis creencias y pensé: “OK. La he cagado teniendo un solo cliente, por bueno que fuera. Lo que tengo que hacer es tener muchos clientes, pero aquí en Valladolid uno a uno no va a ser nada fácil“.

Fue cuando caí en la cuenta de que tenía que aprovechar mis propios conocimientos de internet para captar clientes, aunque no fue hasta que empecé a meterme en el mundo del blogging cuando vi la luz al final del tunel.

Y el resto de la historia, si sigues mi blog, ya la conoces.

En Mayo de 2013 abrí mi blog, y hasta ahora.

zona-de-confort

Desde entonces me ha pasado de todo, he currado muuuchas horas para hacer crecer mi proyecto y he dejado atrás muchas cosas.

Pero también he conocido un montón de personas increíbles (como puedes ver aquí) que de no ser por el blog hubiera sido imposible que hubiéramos conectado.

En definitiva, ahora mismo trabajo de lo que quiero y no me preocupa en exceso el famoso “llegar a final de mes”.

Tengo tres vías de ingresos y cuando falla una funcionan mejor las otras.

Puedo trabajar desde cualquier ciudad o país del mundo con un portátil e internet.

Hace unos dias he estado con mi madre visitando Barcelona porque ella no lo conocía, de miércoles a sábado. Es sólo un ejemplo, lo que quiero decir es que no le tengo que “pedir unos días” a nadie, yo administro mi tiempo.

En 2015 voy a iniciarme en el mundo de las ponencias y viajaré por nuevos sitios.

Como ves, esta situación actual es muy distinta a la que viví sufriendo ansiedad en la empresa cuando estuve en Valencia, o corriendo detrás de los clientes en Valladolid bajándome los pantalones con los precios para hacer trabajos de web que no me llenaban.

Todo esto ha sido posible porque mantuve la mentalidad adecuada y volé por los aires mi zona de confort.

Porque no me conformé.

Y lo que quiero decir con todo esto, poniéndote mi experiencia como ejemplo, es que tú tampoco tienes por qué conformarte.

Creo que la sociedad está cambiando

Esto es obvio, pero déjame explicarte mi teoría.

Todos conocemos el viejo trazado de la vida, ese de: “Estudia mucho, encuentra un buen trabajo, cásate, ten hijos, sigue trabajando hasta la jubilación, “disfruta” de la misma lo que te dure, y finalmente adiós.

Bien, yo creo que la crisis alteró el mercado laboral para siempre y eso ha sido un torpedo en la línea de flotación de toda esa hoja de ruta.

Es decir, que no sólo se queda en aquello de que “ya no existen los trabajos de 40 años en la misma empresa, las cosas han cambiado“.

Eso ya lo sabemos, pero como digo pienso que el cambio va mucho más allá.

Ahora las personas (sobre todo los más jóvenes, o eso quiero pensar) se están dando cuenta de que todo es un engaño.

El mundo lo mueve el dinero y eso tenemos que aceptarlo, pero no podemos rendirnos a los dictámenes de terceros.

Ya basta de vivir la vida de otros, de vivir según lo que se supone que debemos hacer.

Haré más adelante otro post con mi opinión sobre el sistema educativo de este país, que es donde creo que nacen muchos de nuestros problemas, pero como digo solo eso da para un post entero.

Volviendo a lo concreto y a lo que quiero decir: creo que las personas hoy en día han abierto los ojos, y no sólo quieren trabajar en cosas que les llenen y con las que se sientan realizadas, sino que aplican esa misma forma de pensar para el resto de ámbitos de su vida.

¿Casarse y tener hijos es una obligación? A mí me gustaría hacerlo, pero quiero pensar que es una opción, igual de válida que no hacerlo.

No me gusta la sensación de que “es lo normal o lo establecido”.

Lo mismo con el trabajo o con cualquier cosa, ¿por qué “lo normal” es vivir toda tu vida en la misma ciudad y hacer visitas exporádicas a otras sólo en vacaciones?

Al final son cambios de paradigmas, pero creo que se están produciendo ya, y que con el paso de los años irá a más.

Hoy en día los niños nacen con la tablet bajo el brazo y las nuevas generaciones van a crecer con otra perspectiva.

Sobre todo con otras posibilidades de enfrentarse al mundo laboral, que no son otras que las que les va a ofrecer internet.

Resumiendo

Algunas ideas que me gustaría que te quedaras con ellas:

  • No hay porqué aceptar lo pre-establecido como un dogma.
  • Hay una vida increíble que te espera fuera de tu zona de confort.
  • Sé que es duro y lleva su curro, como todo lo que merece la pena.
  • No me gustaría ser frívolo, soy consciente y sé que hay gente que por sus circunstancias lo tiene muy dificil para modificar su día a día y su realidad.
  • Aprovecha internet, ayer ya era tarde.

Vaya, este sí que es un artículo de opinión 100% .

Es el momento perfecto si tú también quieres opinar, puedes hacerlo en los comentarios.

Y recuerda: tenemos que trabajar para vivir, no vivir para trabajar. 😉

Qué pasó cuando hace tiempo volé por los aires mi zona de confort
¿Cómo valoras este contenido?

¡Muchas gracias por compartir!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

¿Necesitas algo en concreto?

No te vayas sin dejar tu comentario...

53 comentarios en “Qué pasó cuando hace tiempo volé por los aires mi zona de confort”

  1. Menudo post!!!
    Este post aún no lo había leído y para mi ha sido un buen empujón para darle aún mas fuerza a mi objetivo.
    Cuento un poco mi caso porque creo que siempre hay alguien a quien puede ayudar también. Siempre he trabajado para otras empresas en el sector ventas y todo relacionado con la Moda, cuando la crisis llegó, fui una de tantas que se quedan en el paro, y con todo el sacrificio del mundo, realicé el curso de mis sueños, Personal Shopper. A partir de ahí, he tenido trabajo de vez en cuando pero por desgracia no todo el que me gustaría.
    En medio de todo esto, decidí iniciar mi camino en el mundo blogger en el 2012 abriendo un blog con blogger, pero no he sabido administrar bien mi tiempo con el, y no le prestaba la suficiente atención. Pero con el tiempo me dí cuenta que era algo que se me daba bien, y que podía tomarlo mas en serio, porque además es algo que realmente me gusta. Y ahora es cuando entras tú.
    Encontré tu blog y fue cuando decidí dar el salto a wordpress.org algo de lo que estoy orgullosa, porque lo hago todo yo y me encanta, aunque a veces me tire de los pelos.
    En breve haré tu curso de marketing de afiliación, tendré mi web ofreciendo mis servicios como Personal Shopper y por supuesto mi blog, que espero que en algún momento me sea rentable.
    Sé que para conseguir esto tendré que trabajar duro y que será un camino difícil, pero estoy segura que merecerá la pena por conseguir dedicarme a lo que realmente me gusta.
    Así que desde aquí quiero darte las gracias por este pedazo de empujón que me has dado a mí y seguro que a muchos mas.
    Un abrazo Omar.

  2. Pienso como tu, Omar. La vida nos ofrece tantas posibilidades… el dinero hace parte, pero no quiero volverme esclava de este sistema tan despiadado y consumista. Cada cosa en su sitio. A veces es fácil perder el foco. Yo veo la crisis como un momento de cambio social profundo, un cambio que empieza con cada uno de nosotros. Yo también estoy haciendo volar mi zona de confort, enfrentando diversas adversidades y empezando a sacar mi proyecto para adelante, con muchas ganas, trabajo e ilusión. Espero que seas cada ves más próspero y puedas de alguna forma siempre contribuir a este hermoso cambio de paradigma.
    Un abrazo!

  3. Estarás contento…

    Mi madre me ha dicho que a ver cuándo la llevo a Barcelona.

    Ya le había hablado en alguna ocasión de ti, le había explicado que quería intentar trabajar por mi cuenta desde casa, que estaba harto de mandar curriculums y que me ofrecieran condiciones irrisorias o lamentables, según cómo se mire.

    Te ponía como el ejemplo a seguir y le enseñaba tu blog como la prueba evidente de que se puede vivir según tus propias reglas.

    Ella me miraba con esa mirada que tienen las madres de apoyarte incondicionalmente decidas lo que decidas, pero sin verlo nada claro.

    A día de hoy la cosa no me va mal y ella me repite cada poco tiempo que está muy orgullosa de mí.

    “Que cabezota eres hijo, al final te vas a salir con la tuya…” Me dice.

    Cuando hablamos de mi trabajo tu nombre sale frecuentemente.

    “Omar, el chico este del que te he hablado más veces, va a sacar un curso de marketing de afiliación.”

    “Omar, el del autoempleo, ya tiene mil visitas al día.”

    “Omar, sabes quién te digo ¿no? se ha operado la vista.”

    El caso es que hoy me ha visto leyendo tu entrada y se ha fijado en la foto con tu madre.

    “Madre, lee esta entrada, este es Omar”.

    Al acabar de leerla me ha dicho que le recordabas a mi en la forma de pensar y en la forma de expresarte, puede que no le falte razón.

    Lo siguiente que me ha dicho ha sido:

    “Ala hijo, ya sabes lo que te toca, búscate una semana de vacaciones que me tienes que llevar a Barcelona.”

    Buena la has liado Omar…

    😉

    1. Omar de la Fuente

      Jajaja, digo lo mismo que tu madre: ya sabes lo que te toca 😉

      Me ha gustado mucho este comentario y me alegra saber (aunque ya lo sabía) que tieens las cosas claras de lo que quieres y a su vez que eres consciente de que lleva tiempo, pero se puede.

      Un abrazo Arturo, y saluda a tu madre de mi parte!

  4. Pedro Martínez

    Pues yo quiero contaros mi historia, que es diferente a la vuestra pero que también puede servir para que algún joven medio perdido se encuentre. Tengo 42 años y un ordenador en las manos desde el mítico Spectrum, el problema es que con todo lo que me gustaba estaba demasiado entretenido pensando en vivir la vida. Hoy llevo 20 meses en paro y unos cuantos tirones de pelo por no haber aprovechado esa afición para estudiar y vivir ( o al menos intentarlo) de ello. He aprovechado estos meses para hacer mis pinitos en html, css, WordPress, marketing online, etc. Pero no pierdo la esperanza de que se me ilumine la bombilla y hacer algo un poco en serio. Envidia me dais. Suerte a todos en vuestros proyectos y nos vemos en el próximo post. Un saludo.

  5. Post humano y directo. Enhorabuena Omar!

    Y muy ilustrativos todos los comentarios. Por supuesto, yo también me siento muy identificado con todo lo expresado, y mi meta es dejar mi zona de confort en el 2015.

    Sólo añadir, no sé quién dijo algo así como que “si no decides tú, el tiempo decidirá por ti”. En mi caso me “toca” directamente porque no soy ningún crío, tengo casi 50 tacos pero no puedo más, y me siento con fuerzas, ilusión e ideas para “marcharme”.

    Gracias Omar por “achucharnos”.

    Un saludo,
    Jesús

    1. Omar de la Fuente

      Hola Jesús,
      Y yo encantado de “achuchar”, pero con cabeza, eh? 😉
      Desde luego llena mucho hacer un post tan personal y ver el mogollón de comentarios y la extensión de los mismos, compartiendo sus propias experiencias… “engagement” lo llaman en inglés, yo lo llamo conectar con tus lectores.
      Un saludo, gracias por pasarte y comentar.

  6. Juan Carlos

    No puedo estar más de acuerdo con lo que cuentas. Me siento enteramente reflejado. Maravillosa aventura la de compartir en este nuevo mundo que se avecina Te recomiendo el libro “Human Media” de reciente aparición. Es más….te pongo los deberes de leerlo jajajaja. Se que te va a servir de mucho y le vas a sacar gran partido y además también tienes que leer “Urbrands” de Risto Mejide. Un abrazo grande y aventurero

    1. Omar de la Fuente

      Gracias por pasarte Juan Carlos, tengo pendiente responderte un email creo 🙂
      Un abrazo de vuelta amigo.

  7. He de decir que estoy totalmente de acuerdo contigo y me parece muy valiente pro tu parte publicar esto en tu blog, así demuestras que es un blog personal y que publicas lo que queires.

    No obstante, yo tengo que añadir un comentario sobre el estrés del autónomo, el burnout del emprendedor, estar harto de los clientes o como quieras llamarlo. Eso también es un peligro y muchas veces uno puede valorar la tranquilidad de que el jefe le vaya trayendo uno a uno los “clientes”, se encargue de cobrar, de la gestoría, pague las herramientas, materiales, formación y todo lo que haga falta para que el trabajo se haga según lo necesario.

    Otras veces agradeces ser el jefe y poder hacer lo que crees conveniente.

    En este tema creo que la verdad absoluta solamente es que: “Estar agradecido con lo que uno tiene es clave para una vida feliz”.

    Puedes ser feliz estando contento con 800 euros al mes, y amargarte con tu empresa de 100000 euros anuales.

    Chapó tio, luego te mando un mail importante!

    1. Omar de la Fuente

      Hola Natan!
      Coincido contigo, no se tiene por qué ser feliz por tener un montñon de pasta. Ni ser infeliz por ganar lo justo.
      La cuestión es valorar lo que se tiene. Ojo, que es muy distinto de “conformarse” con lo que se tiene.
      Lo otro de los clientes y la presión que se puede tener a veces, se puede hacer las dos lecturas: valorar que tienes clientes, aunque no estés del todo a gusto con lo que haces, o bien verlo como “no me conformo” con esta situación, la valoro pero no me quiero quedar así.
      Un abrazote!

  8. Hola Omar,
    muy interesante tu artículo. Impresionante la cantidad de seguidores e interactividad que tienes en tu blog con apenas 1 año y medio de existencia.

    Enhorabuena
    Un saludo

    1. Omar de la Fuente

      Hola Joaquín,
      Desde luego no es fácil, hay que estar al pie del cañón como por ejemplo ahora mismo respondiendo todos y cada uno de los comentarios pendientes a las 23:30h de la noche jajaja 😉
      Un abrazo, gracias por pasarte y comentar!

  9. Hola Omar, te sigo desde la fila de atrás de este teatro, en silencio, pero leo lo que escribes. Escribo ahora para reivindicar mi” zona” en este territorio. Yo ya estoy en lo que conocemos como Lyfestyle como sinónimo de “calidad de vida”. No tengo jefes, ni empleados, ni horarios, ni oficina en alquiler, ni nada de nada. Trabajo desde casa o allá donde esté. Mi blog, por lo tanto, no es un medio para conseguir algo que ya tengo. Mi blog pretendo que me proporcione dos cosas; la primera, la satisfacción de escribir y plasmar mis inquietudes profesionales ( y porqué no las personales que,en realidad, van muy unidas), y la segunda y fundamental, para conseguir trabajo y clientes ( que no siempre es lo mismo). El blog, para mi, es una herramienta, no un fin en si mismo. Para ti, y para algunos de los que han comentado tu post, el blog es tu medio de vida porque eres ( sois) asesores y expertos en blogs. Yo no pretendo eso y mantener el blog con el mismo nivel de conocimiento que tú creo que no está a mi alcance y, además, no es mi objetivo. Yo pretendo ser un ususario y no un “experto”, pero me doy cuenta, y este es el territorio que reivindico, que estar al día en todo lo relativo al blog, requiere de mi un esfuerzo, unos conocimientos y una dedicación que excede lo que necesito y que, además de no gustarme, me impide dedicarme a lo que realmente me gusta y me hace feliz. Te pongo un ejemplo, si me gusta conducir y disfruto con mi coche, no tengo porqué ser experto en mecánica, pero, eso sí, tengo que contar con un buen taller que se ocupe de mi vehículo. Seguro que entonces, llevar el coche al taller, hablar con el mecánico sobre tal o cual aspecto de mi coche, se convierta en una fuente más de satisfacción si se que otro – un experto – se ocupa de lo que yo no domino y lo va a dejar perfecto. Eso es lo que yo busco para mi blog y no he encontrado. Un “taller” para que yo pueda ocuparme de “conducir” libremente por esta fantástica carretera que es internet. Un “taller” que cuide de mi blog, lo actualice, lo retoque, me ayude con el SEO de las entradas etc etc. los plugins. Quiero ver a mi blog como un aliado y no pensar en él como una fuente de problemas que o no se, o me cuesta un mundo resolver. Mi objetivo no es “aprender mecánica” para ser autosuficiente, porque eso se convierte entonces en un “fin en si mismo” que me impide conseguir el que sí es mi objetivo real; el naming, la comunicación y la creatividad publicitaria. Aunque pienso que mi caso debe de ser muy frecuente , no he leído muchos comentarios al respecto…
    En cualquier caso Omar, si te soy sincero, creo que tu blog, tu forma de comunicar, en este marasmo de gurús de los blogs en el que nos movemos, es el más claro y fácil de entender para los que no somos “expertos mecánicos”. Gracias y un saludo.

    1. Omar de la Fuente

      Hola Cesar, ¡cuanto tiempo! 🙂
      Estoy de acuerdo contigo en que un blog no deja de ser una herramienta más que un fin. Sí es cierto que en mi caso el blog quería servir al principio “solo” para captar clientes de web, y al final se ha convertido en el eje central de todo por lo que tú comentas, pero es una situación que, en mi caso personal, sí que me agrada y con la que me siento cómodo.
      Te diría un matiz sobre lo que dices de “no quiero ser un experto”, no quiero ser ese mecánico 😉 Pienso que no es necesario ser un experto para poder mantener actualizado un WordPress y las tareas más básicas de mantenimiento. Si nos metemos en el terreno SEO vale, ahí sí reconozco que hay mucho campo por descubrir y es más complejo, pero vamos entiendo lo que quieres decir.
      Sí hay talleres como lo que buscas, por ejemplo mi amigo Paul Benitez de http://www.administrandowp.com se dedica precisamente al “background” de los WordPress para que el usurio pueda centrarse únicamente en escribir y no preocuparse de la parte técnica.
      Un placer tenerte de nuevo por aquí Cesar, un abrazo y gracias por tus palabras 🙂

  10. Enhorabuena por tu artículo, Omar. Hasta ahora he hecho muy pocos comentarios en tu blog, leo con interés lo que publicas pero se me escapan las cuestiones técnicas por falta de conocimiento. Como ya te comenté en su momento, yo también dije basta en lo mío y estoy gestando mi propio proyecto personal, que no dudes compartiré contigo cuando salga a la luz. Si algo te puedo asegurar es que en mi vida hubo un antes y un después de la lectura del libro de Robert kyllosaki “padre rico, padre pobre”. En él pude ver otra perspectiva de las finanzas , ya que esto es lo mío, soy economista, y sobre todo un concepto que en su momento fue asombroso y novedoso para mí, el concepto de “Ingresos pasivos” y el de “libertad financiera”. Si no lo conoces, está en formato PDF gratis en internet, si no lo consigues te lo envío. Merece la pena leerlo. Te reafirmará en todo lo que tu ya has hecho. Yo todavía no estoy visible en internet, pero confío en que de aquí al verano ya estaré lista para dar el salto. De momento aplico la filosofía de los ingresos pasivos y me va muy bien. No obtengo grandes ingresos, pero para empezar, no está mal. Por ahora sigo construyendo mis fuentes de ingresos pasivos con la experiencia que me proporcionó mi formación universitaria. También te recomiendo visualices el vídeo de “la parábola de la cañería” que está en YouTube, te reafirmará en tu filosofía y lo puedes compartir con los demás. Enhorabuena Omar por salir de tu zona cómoda y vivir una vida extraordinaria en tus términos.

    1. Omar de la Fuente

      Hola Elena!
      Pues mira lo de Kiyosaki lo he leído alguna parte por encima pero no al completo, lo tengo pendiente por falta de tiempo.
      Lo de la parábola no lo había oído pero también me lo apunto y lo echaré un vistazo.
      Mil gracias por compartir con todos tu propia experiencia, un saludo!

  11. Hola Omar. La verdad es que no puedo por menos que coincidir con todo lo que se ha dicho hasta ahora sobre tu post. Es cierto que demuestras que hay una “persona” detrás de la fría pantalla del ordenador. También es “verdad verdadera” que en tus palabras trasluces tu forma de ser, tu filosofía de vida. Con la que coincido plenamente. Entiendo que si te has decidido a hacer un post así es porque crees firmemente en palabras como “compartir” y “ayudar”. Es un paso más allá en la línea que te has prefijado en todo tu blog. Yo llevo muy poco tiempo leyéndote, pero creo haber percibido todos y cada uno de los calificativos que te han dedicado tus lectores y lectoras.

    Por otro lado, también me siento identificada con tu post, ¡como no hacerlo! En mi caso también estaba instalada en esa zona mal llamada de confort en la que me conformaba con “cumplir” y recibir la paga a fin de mes, aunque no me llenara en absoluto. Objetivo conseguido hace unos cuantos años para poder seguir con la “norma establecida socialmente”. Esto es, comprar una casa, tenerla en propiedad. Y como todos sabemos, en ese momento firmas tu sentencia.

    Mi zona de confort no me gustaba, como a la mayoría, no me estimulaba intelectualmente, sólo me sometía a presión, lo que generaba ansiedad… Hasta que un día nos dieron la patada. Nos confirman que sobre nosotros hay un ERE. El resto es lo consabido, mandar curris a diestro y siniestro, etc., etc.

    Hasta que llega un día en el que piensas seriamente si es eso lo que quieres. Te acuerdas de cuál es tu pasión, de tu carrera, de por qué la hiciste y de cómo la aparcaste tras finalizarla porque siendo de “letras” no daba para comer. Entonces te plantas y decides que vas a aprovechar la situación en la que te ha puesto la dichosa crisis para compartir todo ese entusiasmo, para transmitir tu pasión por algo en lo que crees. Aunque ese algo esté tan denostado, tan maltratado hoy en día como es la “Cultura”, como lo es la “Educación”. Y ese es el momento en el que tienes hacer oídos sordos a todo ese entorno que te dice que te equivocas, que debes seguir en “esa maravillosa zona de confort” y buscarte un trabajo de lo que sea para que puedas pagar tu condena llamada hipoteca (habrá quizás que dar medio brazo a torcer mientras llega el éxito del autoempleo).

    Lo siguiente es pelearme con la configuración de mi blog, el dominio, el hosting… bueno, detalles menores 😛 porque para eso está tu “blog amigo” 🙂 E intentar plasmar en sus contenidos de Arte e Historia cómo soy dando clase, transmitiendo, comunicando. La Cultura es Educación, la Educación es Cultura, y nos hace más libres de pensamiento.

    Pero como nadie regala nada y sobre todo si no le pones entusiasmo ahí estamos todas y todos emprendiendo en lo que creemos! Verdad?

    No me quiero extender más, ya lo he hecho bastante (mi defecto de persiana 😉 ) Reitero que estoy de acuerdo con todo lo expresado por mis “co-comentaristas” y te animo a seguir en esta línea. Espero que pronto publiques ese post de tu opinión sobre la Educación, estoy segura de que será muy interesante.

    Gracias Omar.
    Saludos cordiales.

  12. Valoro mucho tu experiencia de abrirte camino en la vida por tí mismo y que hayas llegado donde has llegado, ….sólo que pensándolo bien aunque busque un Trabajo Autónomo, tampoco me convence personalmente el tipo de Trabajo dependiente totalmente de Internet y de las Redes Sociales y de tener que pagar y cobrar a través de Internet, y precisamente ahora mismo que me cuestiono y planteo depender menos de Internet y pasar menos tiempo frente al ordenador y sobre todo en las Redes Sociales, especialmente por una cuestión de Salud física y mental…. ; a fín de cuentas Internet, las Redes Sociales , están controlados por los mismos que controlan la Empresa Pública y Privada y que te dicen lo que es valido y lo que no, lo que es políticamente correcto y lo que no, y los que te sancionan, multan, censuran cuando tu punto de vista y opiniones son muy diferentes de las suyas…es decir controlados por el SioNazismo y el Imperialismo Terroristas y Criminales, por el Nuevo Orden Mundial en definitiva que pretende convertirnos en exclavos suyos de una forma ó de otra. Yo quiero un Trabajo Autonomo y vale que Internet hasta cierto punto puede ayudar mucho en lo de abrirse camino y conocer gente y darse a conocer, pero sin tener que depender a cien por cien de Internet para todo y tener que pasar horas enteras en Internet y en las Redes Sociales que es otra forma más de Trabajar para los mismos que lo controlan todo. Mi idea de Trabajo Autónomo, es hacer un Trabajo que realmente me guste y responda a mis creencias, ideas, Valores, Principios …aunque no sé a día de hoy exactamente en qué porque en cualquier caso tendría que empezar formandome y eso lleva su tiempo… bueno, mi idea va un poco por Trabajos Autónomos tipo Terapias Alternativas de Salud ó bien cooperativismo ecológico y de comercio justo, incluso la enseñanza pero no la oficial claro sino la de enseñar lo que yo sepa sobre Salud Alternativa ó sobre Ecologismo y Comercio Justo ó incluso sobre artesanía de tipo étnico, dando talleres sobre cualquiera de estas temáticas pero no centrado sólo en Internet sino en tener mi propio lugar fisico donde desarrollar mi trabajo, con mis propios horarios, con mi sueldo pagado en mano sin tener que depender para nada de las entidades financieras ni de las multinacionales que son todas sanguijuelas por igual…en fín no sé si se entiende por donde voy. Lo que no quiero es un Trabajo Autónomo pero cien por cien dependiente de Internet y de lo que se haga en los blogs y las redes sociales y teniendo que poner en riesgo y peligro mi salud física y psicologica porque Internet igual que cualquier tecnologia digital que funciona por ondas electromagneticas perjudica claramente la salud produciendo desde jaquecas, dolores musculares continuos, neuralgias, stress…. hasta tumores de distintos tipos En fin, de todas formas se agradece tu Trabajo de formar en este tipo de autoempleo al que te vienes refiriendo Omar, y tu experiencia personal y laboral. Atentamente

    1. Omar de la Fuente

      Hola María,

      en mi opinión, tu opinión en algunos puntos me parece un poquito radical (no si es el mejor adjetivo), pero por supuesto la respeto como cualquier otra.
      Personalmente no me siento esclavo de internet, ni veo a nadie que me censura lo que puedo o no puedo decir en internet si no comulgo con sus pensamientos, la verdad.
      Soy muy libre de decir lo que quiero en mi blog, el cual siento como mi propia casa y te soy sincero cuando te digo que nada tiene que ver la libertad que siento ahora con la situación que tenía cuando trabajaba por cuenta ajena, y que no siento control ni “esclavitud” de ningún tipo porque mi trabajo dependa de internet, en modo alguno.
      Muchas gracias por compartir tus reflexiones aunque discrepemos en eso 🙂 Un saludo.

  13. Enhorabuena por tu blog. Me encantan tus consejos y recomendaciones.
    Durante bastante tiempo trabajé para una empresa privada y sentía siempre la misma sensación de esclavitud. Ellos se encargaban de tensar continuamente la cuerda con insinuaciones de que la cosa estaba muy mal y había que dar el 110% siempre para no ser despedidos. Pero luego ni lo agradecían ni lo pagaban. ¡La cantidad de horas extras que habré realizado con el único agradecimiento de no ser despedido! Al final me marché de allí y, aunque ahora gano menos, soy mucho más feliz trabajando por mi cuenta. Ahora soy yo el que decido si tengo que dar el 110% y cuándo tengo que hacerlo. Y mi proyección de crecimiento es mucho mayor.
    Las empresas se han encontrado con una oportunidad de reducir sus costes fijos eliminando plantilla fija. Esa reducción de costes ha redundado en mayores beneficios para ellos y en un empeoramiento de las condiciones laborales por cuenta ajena. Y cuando las empresas necesitan un trabajo en concreto, recurren a los freelance externos. Pero un freelance es autónomo y nunca le podrán someter como hacen con los empleados en nómina (sobre todo los que están fijos).
    Creo que esta nueva tendencia será beneficiosa a largo plazo para los autónomos, que no se verán sometidos a la tiranía de una sola empresa. Un autónomo tiene muchas empresas en las que prestar sus servicios, pero una empresa cada vez tendrá a menos personas dispuestas a darlo todo por la misma. ¿Al final quién pierde más? En mi caso, he renunciado a algo de sueldo a cambio de mayor libertad. En mi opinión, el vencedor soy yo. Y más ahora que he emprendido un nuevo proyecto que me ha ayudado a diversificar todavía más mis fuentes de ingresos.

    1. Omar de la Fuente

      Hola Ricardo,
      está claro, un autónomo puede decidir con qué empresas y clientes trabajar, dejar a “los tóxicos” a un lado y tener mucha más libertad en todos los sentidos.
      Ahora bien, el tema es que no es fácil conseguir esa demanda de trabajo y ahí la incertidumbre de saber qué pasará este mes, y el siguiente…
      Pero a mí también me merece la pena, desde luego, no sé que tipo de condiciones super excepcionales se tendrían que dar para que volviera a trabajar por cuenta ajena. No me lo imagino a día de hoy.
      Gracias por compartir tu experiencia, un saludo!

  14. Grande el artículo, Omar.

    La verdad es una de esas reflexiones que te llegan a la patata, porque creo que todos los que nos hemos lanzado, antes o después, nos hemos sentido identificados con algunas de las cosas que comentas.

    En mi caso, no he tenido la suerte o la desgracia de trabajar para otro– si bien es cierto que he estado empleado formalmente en la empresa familiar. Lo que sí que es cierto es que la zona de confort es algo que está ahí todos los días, que se palpa y que es un sensación de entumecimiento constante.

    Ojo, que eso no quiere decir que estar dentro de la zona de confort signifique estar cómodo. No. Yo he visto a mucha gente que sufre a diario en sus respectivos trabajos, con un horario inhumano y una compensación mínima: ni cobran lo suficiente, ni la experiencia les ayuda a crecer como persona, ni tienen ninguna expectativa de ascender algún día.

    Pero es que la incertidumbre es algo muy aterrador. En más de una ocasión he hablado con conocidos míos que están atrapados en ese círculo vicioso, pero la idea de romperlo les resulta demasiado como para contemplarlo. Lo que está ahí fuera es algo desconocido para todos nosotros, y muchas veces es cuestión de tirarse al lago para ver qué pasa.

    Cuando empecé a mover mi blog en serio el día 1 de Abril de este año, fue cuando uno se de cuenta de que romper esa zona de confort no es tan malo. Lo difícil no sobrevivir, sino dar el primer paso. Después de hacerlo todo parece muy diferente y la situación no es tan mala… Pero lo mejor viene cuando te armas de valor, haces algo nuevo, y sientes una satisfacción que ninguna otra cosa te puede aportar.

    Al igual que tú, las ponencias son algo en lo que quiero entrar. Confieso que la idea me aterra, pero en el fondo sabes que es un paso necesario.

    1. Omar de la Fuente

      Hola Manuel!
      Coincido contigo en todo lo que comentas, la verdad.
      Claro, la zona confort no es que estés cómodo, sino que te conformas con la situación que tiene a pesar de que no te guste porque te sientes seguro así, pero no necesariamente estando bien en ella.
      Podríamos llamarlo también “zona de confort-mismo” 😉
      Hay una frase muy cachonda de Alfonso Alcántara, que dice: “muchos de los que te dicen que salgas de tu zona de confort, te lo dicen desde su propia zona de confort” jajaja Y así es, aunque pienso que no es mi caso pues casi mes tras mes estoy como tú bien dices también haciendo cosas nuevas, probando y metiéndome en fregaos, ¡pero es genial! 🙂
      Gracias por compartir tu caso Manuel, un abrazo!
      PD: en breves te respondo al email.

  15. Ander Muñoz

    Hola Omar,

    Te leo desde hace bastante tiempo, aunque no me he decidido a comentar hasta hoy que has venido a hablar de un tema que me toca muy de cerca, ya que precisamente ayer firmé la carta de renuncia en mi trabajo actual.

    Llevo desde que terminé la universidad hace más de 4 años trabajando en una consultoría de negocio, de las de traje y corbata, bonito caché y “buenas” condiciones económicas. Y digo lo de “buenas” condiciones económicas porque cuando trabajas de 9 a 23 a diario en épocas buenas y hasta más allá de medianoche en las malas, el dinero pasa a un segundo plano.

    Finalmente, al igual que comenta Eduardo Archanco (a quien por cierto escribí hace unas pocas semanas para comentar la jugada ;-)), te das cuenta de que nadie va a venir a salvarte, de que hay que tomar decisiones si queremos que nuestra vida cambie. Haciendo lo mismo siempre obtendremos los mismos resultados.

    A partir de aquí solo queda calibrar las posibilidades de cada uno y actuar en consecuencia, siendo eso sí conscientes de lo que la decisión de te puede conllevar, para bien y para mal. En mi caso concreto, había estado tiempo ahorrando para ahora poder dar el paso sin demasiada presión por el dinero.

    Así que el viernes que viene cierro esta etapa laboral para intentar cumplir un sueño que arrastro desde la época universitaria en la que manejaba una serie de blogs que nunca debí abandonar: montar un negocio online que refleje mis intereses y mis valores y me permita vivir de lo que me gusta.

    Primera parada: especializarme en analítica web.

    Aunque parezca mentira, sin haber salido todavía del mundo de la consultoría, siento algo que hace años no sentía: ILUSIÓN.

    Aunque seguiré comentando, aprovecho para felicitarte por el super trabajo que haces. Desde luego es de mis blogs favoritos y uno de los que me ha ayudado a dar este paso muy importante en mi vida.

    Un saludo,

    1. Omar de la Fuente

      Hola Ander!
      Sí, ciertamente es un caso similar al de Eduardo Archanco.
      Coincido contigo pero iría más allá: comentas que era de “las buenas económicamente”, imagino que el sueldo no era bajo. Pero yo creo, que trabajar de 9 a 23h en algo que no te llena no se puede pagar con nada. Vamos, es el precio entonces que le pones a tu vida, tal cual, porque lo que te resta será para dormir y poco más.
      Por ello me alegro un montón que hayas tomado esa decisión, la analítica web es un muy buen sector si te lo curras, espero que te vaya genial y si tienes esa ilusión que comentas, ya tienes la mitad del camino hecho. La otra mitad es mucho curro 😉
      Gracias por compartir tu experiencia, un abrazo!

  16. Omar, este tipo de posts son la leche y los comentarios aún más. Encuentro muchas similitudes con el de Carlos Herrero.

    Al final somos unos cuantos locos que pensamos que las cosas no tienen que venirnos dadas. Es el status quo lo que nos pone nerviosos.

    Para mí, el cambio de chip me llegó el día que pensé: “Dios mío, ¿voy a estar con 60 años currando en una empresa como esta (una consultora) de sol a sol haciendo algo que no me gusta y en lo que creo que estoy perdiendo el tiempo? ¿Esto es todo lo que puedo esperar de la vida?”

    Llegó un punto de no retorno y fue ese momento: me di cuenta de que no me gustaba lo que hacía. Nada. Zero. Zip. Me aburría con lo que hacía. Sí, había unos proyectos mejores que otros pero la sensación de estar perdiendo los mejores años de mi vida aumentaba con cada cambio de cliente.

    Al final, ese aburrimiento empezó a repercutir en mi salud y bienestar y dije basta. El resto ya lo conoces, además cuento muchas cosas en El Consultor 🙂

    Como tú, quiero pensar que las cosas están cambiando y que ese “Estudia mucho, encuentra un buen trabajo, cásate, ten hijos, sigue trabajando hasta la jubilación, “disfruta” de la misma lo que te dure, y finalmente adiós” sabe a poco a cada vez más personas.

    Un abrazo y a seguir así!

    1. Omar de la Fuente

      Totalmente de acuerdo con lo dices Eduardo y me consta que tu ya te estás labrando tu propio camino y más que bien 😉

      Un abrazo, mañana nos vemos!!

  17. Hola Omar
    me he sentido 100% identificada con tu post. Yo también quiero una vida, no quiere tener 2 vidas (una familiar y otra laboral). No quiero tener que trabajar como esclava de L-V sin poder apenas ver a mis hijos, para poder disfrutar de libertad condicional los sábados y domingos. Y todo por un salario que no depende de que lo hagas mejor o peor o consigas mejores resultados. Y en un sitio donde ya no tienes la seguridad que antes agradecías a cambio de determinadas servidumbres.
    En mi caso, tengo el gusanillo de independizarme hace mucho tiempo pero han sido las circunstancias las que me han empujado a hacerlo. Pero estoy feliz como una perdiz.
    Gracias por tu post tan inspirador y sincero
    Un saludo

    1. Omar de la Fuente

      Gracias a ti Natalia por compartir tu experiencia personal, me algero que te haya gustado el post.

      Mucho ánimo!!! 🙂

  18. Pues sí, Omar. Yo siempre había trabajado también para otros (aunque también tengo que decir que casi siempre en lo que me gustaba). El último trabajo que tuve antes de ponerme a currar por mi cuenta, era de profe de Secundaria. No tenía plaza fila, llegaron los recortes y ya te puedes imaginar el resto. Me puse a enviar currículums y me pasaba las semanas mirando la lista de la bolsa, con las consecuencias psicológicas que eso comportaba.

    Al final, me paré a pensar (que es una cosa que a veces olvidamos hacer cuando estamos muy metidos en un círculo vicioso) y me planteé si realmente valía la pena pasar todo lo que estaba pasando por conseguir un trabajo de lo que me gusta pero donde nunca me iban a dejar hacer las cosas como pienso que te tienen que hacer para conseguir resultados buenos (y menos ahora que cada día está todo peor en el sector educativo).

    La respuesta fue que no y, aunque me está costando un montón salir a flote por mi cuenta, creo en lo que estoy haciendo y sé que lo hago para mi, y eso me motiva a levantarme cada mañana con ganas de hacer cosas.

    Sinceramente, no me vería otra vez trabajando todo el día para nadie que no sea yo. Llegada una situación muy mala podría hacerlo de manera parcial, pero creo que no sería capaz de dejar a un lado todo aquello en lo que creo y que sé que no voy a conseguir trabajando para nadie.

    Sé que me entiendes perfectamente, y por eso valoro tanto tu trabajo y tu evolución, porque para llegar donde has llegado, también has tenido que pasar por donde yo estoy pasando.

    Un abrazo fuerte y ¡sigue hacia lo más alto! 😉

  19. Despues de llevar a mi hija al colegio me encuentro tomando un café con leche en una cafeteria. Aprovecho para ver mis correos y darle un vistazo a las novedades de quien sigo en el google plus.
    De repente veo que Omar publica nuevo post. Vamos a verlo.
    Y me encuentro que el tío va y me cuenta su “genesis” como emprendedor. En resumen, me suelta el guión de lo que sería la primera parte de su película.
    Y me pregunto ¿este chico ya no sabe de que escribir en su blog? ¿Se le habrán agotado los temas o inspiración?. ¿Que hago yo aquí en una cafetería leyendo la vida y milagros de un puzelano?.

    Dejo de leer, termino el café y trato de entenderlo.

    Pasados unos minutos ya lo entiendo. Es un post perfecto. Es un storytelling. Ha conseguido que lo lea entero con comentarios y todo.

    Además es su post. El post que define su blog. Como llegó a “hacia el autoempleo”.

    Al principio no lo entendía. Ahora si. ES TU POST. O mas bien, este post Eres tu.

    Para finalizar, decirte que este post podría ser perfectamente el apartado de tu web llamado ” sobre mi”. Pon allí un enlace a este post.

    De vez en cuando es muy bueno dejar a un lado la tecnología y demostrar, como lo hace este post, que detrás de un ordenador, detrás de un blog hay personas. Y las personas son mucho más importantes que su blog.

    Enhorabuena. Un abrazo desde poniente.

    1. Omar de la Fuente

      Me encuentro en un Alsa de camino a Madrid a las 9:30 de la mañana, voy solo para grabar un video de apenas unos minutos con mi amigo Pepe Romera, para la presentación de mi nuevo curso.
      Me pregunto si estoy loco, o cuando menos si no pienso bien las cosas. ¿Merece la pena el tiempo que invierto en el blog, en crear cursos y contenidos, en intentar hacer cosas diferentes…?
      De repente en mi móvil, un nuevo mensaje con un comentario pendiente de moderación. Es el tuyo.
      Lo leo, lo vuelvo a leer, me emociono y todas las dudas de antes se me despejan de golpe.
      No sé si será mi post, pero está claro que ha conectado con la gente. Algunos de los comentarios que ha tenido son para imprimirlos, enmarcarlos y ponerlos en mi habitación.
      Claro que merece la pena todo por tener personas así leyendo tu blog, que te siguen y te apoyan en lo que haces.
      No se me ocurre ningún trabajo donde pueda tener esa sensación de gratitud y esa conexión con las personas.
      Millones de gracias Jose, me has alegrado el día. Un abrazo.

  20. Me siento 100% identificada con todo. Igualito q si t hubieras metido en mi mente. Yo soy incapaz d trabajar x cuenta ajena, m pasa como a ti m estreso y m agobio. Estuve mucho tiempo pensando q era una inutil. Hasta q monte mi primera empresa. Entonces descubri q lo mio no era trabajar segun marca lo “establecido’.
    Tu t has ido unos dias, pero yo q llevo casi 3 semanas d dias libres. A ver q trabajo x cuenta ajena o tradicional aguanta eso. Bendito san internet.
    Ademas q antes d irme deje todo programado para q se ponga en marcha mi nuevo proyecto
    Este finde vuelvo a casa. T mandare un mail y t cuento.

    De vez en cuando molan post como estos xq t hacen pensar y darte cuenta d muchas cosas.
    Siento q mi comentario este escrito en idioma d niñata pero solo tengo el mobil para hacerlo

    1. Omar de la Fuente

      Jejeje tranquila por lo de móvil, me alegro que ta haya gustado el post.

      Y sí, mándame un email cuando puedas y concretamos el tema pendiente 😉

      Un saludo!

  21. Joder, Omar…. Después de leer el post y la respuesta de Javi Pastor, me dan ganas de tirarme a la piscina ya mismo, pero me ocurre lo que a la mayoría de la gente: tengo miedo.

    No me importa decir que tengo miedo… es más, me acojona la idea de que algo pueda salir mal, pero sé que si doy definitivamente el paso, no me quedará más remedio que dejar mi esclavizante trabajo que me hace pasar fuera de casa 14 horas al día, pero que me da tanta seguridad a fin de mes….

    En fin… el día del salto se está acercando….

    1. Omar de la Fuente

      Hola Sergio!
      Bueno, hace nada he entravistado a Paul Benitez y nos contaba como compagina él su trabajo por cuenta ajena con su proyecto paralelo en la red.
      Me consta que tú también lo haces, aunque por lo que cuentas tu trabajo te resta más tiempo que a él…lo que está claro es que es dificil dar el paso a dedicarse full time, hay que tenerlo muy claro.
      En fin, toda la suerte del mundo decidas lo que decidas, un abrazo!

  22. Carlos Herrero

    Adoro este tipo de post tan sinceros.

    No te imaginas lo identificado que me siento con todo lo que has escrito sobre todo en la concepción de que todo estaba establecido desde que eras pequeño.

    Yo soy de Novelda, un pueblo de Alicante y ahí cuando yo tenía 12 años solo escuchaba que antes de terminar empresariales la CAM ya te estaba contratando. Por lo tanto, ves a la universidad para conseguir el trabajo en una caja de ahorros, tener tu buen sueldo vistiendo de traje y corbata, cásate, cómprate una casa en el pueblo, ten hijos y ale, vida arreglada.

    Durante mi adolescencia esa era la mentalidad que tenía aunque al mismo tiempo me gustaba hacer cosas. Con 15 monté un foro de Final Fantasy con amigos por ejemplo. Acabó entrando a estudiar economía, me saqué la carrera y hasta estudié un máster en asesoramiento financiero. Me encanta la economía pero no me veía trabajando para una entidad financiera con un palo de escoba metido en el culo en sus bonitas oficinas. De hecho, mientras me sacaba esos títulos porque ya había empezado y parece que es lo que debía de hacer, yo montaba mis blogs de tecnología, hacía mis cositas y me interesaba por las redes sociales que empezaban, desde siempre, todo me ha llevado a Internet…

    Gracias a estos proyectos, cuando ya estaba estudiando el máster en asesoramiento financiero, me daba cuenta que no quería para nada convertirme en la clase de profesionales que me estaban dando clase y que solo buscaba huecos para pensar en mis blogs y cómo hacerlos crecer. La suerte de que un compañero de la carrera, decidiera irse a Inglaterra y también montara un blog me hizo estar en gran contacto con él para trabajar juntos en hacerlo crecer.

    Los resultados fueron tan buenos que gente nos preguntaba si ofrecíamos servicios. Conseguíamos unos ingresos extra interesantes, estábamos bine posicionados, las redes sociales subían como la espuma, el diseño web gustaba y comenzaban a salir potenciales clientes. ¿Por qué no vivir entonces de esto?

    Fruto de esto nos animamos y dijimos, tenemos 23 y 24 años, ganas de hacer cosas y crecer, vamos a por ello. Sin pensarlo mucho montamos la empresa Communityme en una casa de campo que tengo en el pueblo sin ningún recurso más allá de nuestros dos ordenadores y una conexión a Internet pero muchas ganas de trabajar. Si venían clientes bienvenidos, sino seguíamos hacer crecer nuestros proyectos y buscábamos nuevas ideas, el caso era no parar nunca.

    Dos años después teníamos cada uno nuestro sueldo, otra persona contratada y estábamos muy cómodos…ERROR! Era necesario un nuevo impulso y aquí estoy, rompí de nuevo con miz ona de confort en mi pueblo con mi buen sueldo sin ningún gasto con mis padres y ahora vivo en Madrid pagando mi piso, una oficina en el centro y trabajando como el primer día para seguir buscando nuevas formas de seguir creciendo.

    Entiendo que en mi situación, yo no tenía ataduras económicas de ningún tipo, pero como has dicho veo a jóvenes que todavía se resignan a entender que esto es así. Me hace gracia cuando mis amigos me preguntan ¿te vas a quedar siempre en Madrid? Y digo, no lo se, quiero hacer lo que quiera, hoy la vida me ha llevado a Madrid, ¿quién sabe mañana? Igual me voy al norte, a Barcelona, al extranjero o me vuelvo a mi pueblo. Lo que tengo claro es que no quiero parar de hacer cosas, de marcarme nuevos retos y de mantenerme activo.

    Entrando en temas aún más personales, totalmente de acuerdo con lo qeu a todos nos gustaría encontrar a alguien especial y formar una familia, pero por qué tiene que ser con 28-32 años? Me hace gracia el se te pasa el arroz…Me niego a que la sociedad te dicte que debes casarte antes de los 30 para no ser un solterón para luego acabar divorciado con 40, 2 hijos y una hipoteca. El momento llegará cuando llegue y si no llega, no tenía que llegar.

    Voy a parar más porque esto es ya conversación de bar cerveza en mano, pero me he sentido tan identificado con lo que has descrito en este post, que no he podido evitar saltar.

    Sigue así y yo que lo vea.

    Un abrazo Omar

    1. Omar de la Fuente

      Joder Carlos, he pegado tu comentario en un post borrador solo por curiosidad, y son 712 palabras!!! jejeje 😉 ¡Te da para un post!
      Muchísimas gracias por compartir tu experiencia y tus reflexiones.
      Comparto contigo lo de la no-imposición de la edad para casarse y tener hijos, aunque tambien es cierto que los hijos si los tienes ya pasados una edad…cuando son ellos adolescentes tú estás mayor para hacerles frente jajaja pero bueno, siempre ante todo libertad para decidir, qué duda cabe.
      Toda la suerte del mundo tio aunque no te hace falta, un placer y un honor tener al reciente ganador de los Premios Bitácoras comentando por aquí y compartiendo con todos 😉
      Os seguimos con interés en “nosinmiscookies”, ¡un abrazote!

  23. Hola Omar! Creo que es la primera vez que escribo en tu blog pero te leo desde principios de año, y tanto tu blog como tu curso me estan ayudando mucho, el post de hoy puede que no haya sido un artículo de los de ” 10 formas de…” pero me parece igual de necesario, es más, creo que así el blog respira un poco y además es agradable sentir que hay una persona detrás de el.
    Me ha gustado mucho!!! Me quedo con “Aprovecha internet, ayer ya era tarde”.
    Un abrazo!

    1. Omar de la Fuente

      ¡Sí, hay alguien, aquí estoy! jejeje 😉
      Muchas gracias por tus palabras Charlitos, seguiremos dando guerra.
      Un abrazo!

  24. Almudena y Tania

    Buenos días Omar,

    Gracias por este post tan humano y tan sincero, abrirse no es fácil y mucho menos abrir el corazón y exponerse y sobre todo hablar tan claro y tan fino, eso me gusta especialmente de ti. Ante todo honestidad y comunicación limpia, directa y sincera. Tu ejemplo inspira a muchos a seguir alineados con tu propósito y su emprendimiento. Nosotras y ahora hablo como Almudena, reconocemos en ti cada paso porque sabemos de lo que hablas. Yo también solté mi trabajo, cómodo y aburrido pero seguro y cobrando bien, mi historia es muy similar a la tuya y puedo comprender cada paso del que hablas, cuando entiendes que puedes vivir sin paga extra y además tu dinero es un dinero ganado “felizmente” eso no tiene nombre y no se puede explicar, solo se puede “experienciar”. Salir de esa calenturienta zona de confort es lo mejor que se puede hacer, te das cuenta que no trabajas por dinero, si no que : “ocupas tu tiempo en contribuir al mundo haciendo lo que te gusta y por tanto poniendo todos tus talentos y dones” esto es el Éxito para mi y tu eres un claro ejemplo de éxito, de superación y de inspirar a otros. Gracias Omar por tu Noble Corazón y por tu Profesionalidad que es así de buena porque es el resultado de lo que eres como Persona, ya que te mueven Valores, Creencias y tu Propio Compromiso de Evolución y de Crecimiento.¡ Gracias por el Win Win!

    1. Omar de la Fuente

      Buenos dias chicas!
      Vaya mañanita me estais dando con los comentarios, entre Javi Pastor y vosotras al final me voy a poner tierno… jajaja 😉
      Agradezco millones vuestras palabras, de verdad, ayudan y mucho a coger fuerzas para seguir adelante.
      Estoy de acuerdo con tus apreciaciones. Somos el tiempo que nos queda, y no comprendo como en muchos casos aceptamos vender NUESTRO tiempo a otros por ni 10€ la hora, encima como comentas, muchas veces haciendo cosas que ni nos gustan, pero “es lo que hay”.
      Yo tampoco pretendo hacer apología de un mundo perfecto donde todos trabajemos de lo que nos gusta, el 100% de la población. El sistema no funcionaría, hay muchos trabajos “de cadena” y muy duros que hacer que hacer aunque no gusten, y también no seamos hipócritas, hay personas que ni quieren ni pueden hacer el mínimo esfuerzo por tan siquiera plantearse estas cosas, pero bueno.
      Me alegra saber que mi ejemplo sirve, poco o mucho, para animar a otras personas que están luchando como yo por tener las riendas de su vida y su trabajo.
      Un abrazo!!

  25. Este tipo de posts, aunque no tengan esa “utilidad práctica” que mucha gente busca en blogs, a mí me parecen de los mejores.

    Es más fácil enseñar a alguien a instalar un plugin, un tema o cambiar código CSS que decirle que tiene que dejar de ser uno más trabajando por cuatro duros “porque la cosa está muy mal”, y con estos posts estoy seguro de que alguno cambia el chip.

    Como has pedido opinión, voy a contar yo mi experiencia en este tema (que es más bien corta).

    Yo iba a entrar en el sistema del trabajo por cuenta ajena / explotación de becarios hace nada, quizás un mes y poco. Antes incluso pensaba estudiar un (inservible bajo mi punto de vista) Máster porque al haber terminado la carrera y verlo todo tan “negro” me asustó un poco el panorama.

    Me moví un poco y con solo crear una web para “venderme”, echar los currículums en los sitios adecuados y contactar de una manera profesional con ellos (no mandando correos a mansalva) me saqué varias entrevistas para Madrid (yo vivo en Cádiz).

    Estuve un mes yendo y viniendo en autobús, porque no quería sacar dinero a mis padres y quería pagármelo por mí mismo, y sin ni siquiera alojarme en ninguna parte para ir a las entrevistas. Cogía el autobús por la noche, llegaba, hacía la entrevista y me volvía para gastar lo mínimo. Una paliza vamos, no sé ni como aguanté días y días en el bus.

    Al final me paré y dije, “¿qué estoy haciendo?”. Me pegaba una paliza para ir a, en caso de que me escogieran, conseguir la posibilidad de tener un empleo con un sueldo minúsculo que me daría para pagarme un piso para vivir en un sitio en el que no me apetece especialmente vivir.

    Pasé directamente de seguir en esa línea, me hice un blog (que no es ninguna maravilla pero le tengo cariño) y empecé a ofrecerme como redactor en varios sitios, a escribir en otros y hacer alguna que otra web y colaboración.

    Ahora mismo, llevando solo un mes haciendo esto, estoy ganando prácticamente lo mismo que ganaría si fuera de becario a Madrid, vivo tranquilamente en mi casa y además puedo seguir creciendo, aprendiendo (esto lo valoro muchísimo), haciendo cosas que me gustan y conociendo gente como tú que en caso de estar explotado en una agencia de publicidad poco tiempo iba a tener para hacerlo.

    He soltado un tochazo, pero creo que en este post pega bastante bien y espero que sirva para reforzar todo lo que has comentado. Que, como bien dices, los jóvenes (yo tengo 26) tenemos que abandonar el sistema clásico de estudio-espero que me llamen-me entrevistan-trabajo toda la vida para otro y empezar a generar valor por nosotros mismos.

    Un saludo

    1. Omar de la Fuente

      La piel de gallina con tu comentario Javi, de tochazo nada, ¡muchisimas gracias!
      No sabes cuanto me alegra ya no sólo que te pararas y dijeras ese “¿qué estoy haciendo?”, sino sobre todo lo que cuentas de que actualmente ya te va bien y estoy convencido de que con el tiempo irás a más.
      Si tu no blog no es ninguna maravilla (palabras tuyas eh, no que lo diga yo) es porque es totalmente normal para el tiempo que llevas. Cuando mi blog tenia casi nada de tiempo, era una mierda pinchada en un palo tio, lo importante es tener las cosas claras, no perder la perspectiva de lo que se quiere y pensar en el largo plazo. Seguir, y currar, y seguir… y los resultados van llegando 😉
      En mi opinión lo estás haciendo genial, te veo comentando por muchos sitios y con todas las ganas. Eso unido a lo fundamental, que será el valor real de tus contenidos en el blog, hará que todo llegue, ya lo verás.
      Espero mandarte hoy lo de la entrevista, ¡un abrazo!

      1. ¡Gracias a ti por todo hombre! Que por blogs como este hay gente que se da cuenta de que hay que moverse de una vez 🙂

        Lo de comentar es que me lo he puesto como obligación vaya, me da mucho coraje leer un post, decir “que bueno” y no comentarlo. Hay que ser agradecidos y además se generan grandes conversaciones!

        Espero la entrevista, que sino mañana me quedo sin entrevistado y se me enfadan mis “miles” de seguidores 🙂

        Un saludo!

        1. Javi, mi hermano de 23 años que está terminando de estudiar y no se subirá al autobús porque vive en Madrid vaya pero por mas que le invito a ir por otro camino me está costando mucho hacerle ver las cosas, o al menos a mi me lo parece.

          Le invitaré a que se de una vuelta por aquí y lea con detenimiento.

          Saludos.

          1. Pues seguro que le viene bien, que hay veces que hasta que no leemos las cosas no nos damos cuenta de nada.

            También a veces está bien dejar que alguien se “choque” para aprender, pero si se puede evitar mejor.

            Un saludo Paul!

  26. ¡Hola Omar!
    Pues si, un artículo 100% de opinión. Pero a fin de cuentas es un artículo de experiencia también. Completamente diferente a tu experiencia con la afiliación, los plugins o cualquier otra cosa, pero no deja de ser experiencia gracias al blog. Y tu eres de los que compartes esa experiencia semana a semana.
    Seguro que nos ayuda a muchos que tanto miedo tenemos a salir aunque sea un poco más allá de esa zona de confort que en realidad no es de tan confort, porque como en tu caso (y en el de tantos otros entre los que me incluyo) nos agobia, nos aburre, nos hace infelices… Así que… ¿por qué la llamaremos zona de confort?
    Hace unos días estuve viendo un vídeo de inKNOWation sobre este aspecto que me pareció muy interesante. http://youtu.be/i07qz_6Mk7g Es de hace un par de año, pero no por ello está anticuado. (No se si es correcto incluir el vínculo aquí en el hilo de comentarios, espero que no sea ningún inconveniente)
    ¡Gracias por el artículo!
    Un saludo

    1. Omar de la Fuente

      Hola Fernando!
      Efectivamente es un poco raro llamar “zona de confort” a una situación que en la mayoría de ocasiones nos aburre y nos hace infelices. Creo que el mantenerse en ella no tiene que ver tanto con esos dos factores, como con el factor “seguridad”.
      Como comento en el post, hoy en día no existe seguridad ninguna en un empleo por cuenta ajena, pero todavía se tiene esa percepción de seguridad, por lo que sea. Y tengo que dar parte de razón porque ser autónomo o buscarte la vida, tampoco es una perita en dulce, sobretodo al principio es una total incertidumbre los ingresos de este mes, y el siguiente, y el otro… creo que por ahí van los tiros, el “confort” de saber que al final de mes te cae un sueldo (de momento)
      Un abrazo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Responsable » Omar de la Fuente Prieto (servidor)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Haciaelautoempleo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.